Elevación de seno maxilar

¿En qué consiste la elevación de seno maxilar?

La colocación de implantes dentales es una de las intervenciones más habituales dentro de la Odontología.

Pero antes de llevar a cabo esta cirugía, es necesario que el dentista especializado en Implantología haga una serie de comprobaciones.

En caso de que el paciente haya pospuesto durante mucho tiempo la colocación de implantes, es posible que se haya producido la reabsorción del hueso dental.

Y es que esa es solo una de las consecuencias de la falta de dientes.

De haberse perdido masa ósea, puede estar indicada la realización de una elevación de seno maxilar, cuyos pasos y beneficios explicaremos en este artículo.

Los senos paranasales

Antes de explicar para qué sirve la elevación de seno maxilar, es fundamental saber qué es esta parte de nuestra anatomía.

Los senos paranasales son un conjunto de cavidades que comunican con las fosas nasales e influyen en actividades cotidianas como la respiración o la fonación.

Se sitúan en los huesos de la cara y el cráneo y cada persona tiene 8 senos, distribuidos en 4 grupos a cada lado del rostro:

¿Cuándo es necesaria la elevación de seno maxilar?

Ya sea por falta de ganas o por miedo a someternos a una operación quirúrgica, como es la colocación de implantes dentales, a veces posponemos tratamientos dentales.

Aunque la colocación de implantes sea una cirugía oral muy frecuente, las personas que se van a someter a ella manifiestan una serie de preocupaciones. Por ejemplo, es frecuente que los pacientes tengan muchas dudas acerca de los riesgos o complicaciones que puede conllevar dicho procedimiento.  Además, cuando hemos perdido una pieza dental, es posible que tardemos mucho tiempo en advertir los problemas que conlleva esta falta.

Aparte de los problemas relacionados con la oclusión, el hecho de que no tengamos uno o varios dientes va de la mano de la pérdida de masa ósea maxilar. Esto se debe a que el hueso alveolar deja de recibir el estímulo propio de la pieza dental, por lo que comienza a perder su altura y grosor. Si se da este caso, llegado el momento de colocar el implante nos encontramos con que no es posible asegurar su adecuada sujeción porque no hay la suficiente cantidad de hueso. Por este motivo, los dentistas recomendamos no posponer el tratamiento dental cuando es necesario.

Cuanto antes se ponga remedio al problema, más sencillo, rápido y barato será solucionarlo. Afortunadamente, existen técnicas que consiguen la regeneración del hueso dental para hacer posible la inserción del implante. Pero si la zona en la que falta la superficie ósea se corresponde con la ubicación del seno, es necesario realizar la elevación de seno maxilar.

¿Qué es la elevación del seno?

La elevación de seno maxilar es una técnica quirúrgica que se lleva a cabo en Implantología dental en pacientes que no cuentan con suficiente hueso. Así, permite la colocación de implantes en personas que no disponen de suficiente volumen y altura ósea en la zona posterior del maxilar superior. Este procedimiento permite, por tanto, aumentar verticalmente la cantidad de hueso disponible.

Se trata de un tratamiento muy efectivo cuando el paciente, por el motivo que sea, ha experimentado una pérdida ósea drástica que impide la correcta sujeción de los implantes. De esta manera, la técnica posibilita la reposición de piezas dentales en personas que, de otra manera, no podrían someterse a una cirugía de implantes.

Asimismo, refuerza la efectividad de los tornillos de titanio en la zona posterior del maxilar superior, que es el área en el que se concentran la mayor parte de los fracasos. Este hecho se debe a que es una zona particularmente castigada por la pérdida prematura de dientes o las enfermedades periodontales, entre otros problemas.

El tratamiento paso a paso

La elevación de seno maxilar es una técnica segura, predecible y efectiva.
Sin embargo, antes de planificar la cirugía oral, el especialista debe determinar si es adecuado para el paciente someterse a ella.

Elevación de seno abierta

La mayoría de las veces, el protocolo que llevamos a cabo en nuestra clínica dental para realizar dicha operación es la elevación de seno abierta. Está basada en la técnica Cadwell-Luc, que originariamente proviene de la especialidad médica de la Otorrinolaringología.
En sus inicios se utilizaba para limpiar el seno maxilar cuando existía sinusitis. Sin embargo, el procedimiento se ha adaptado al campo de la Implantología dental y consta de los siguientes pasos:

Anestesia local

En primer lugar, es necesario insensibilizar la zona que vamos a intervenir mediante anestesia para que la elevación de seno no produzca dolor o molestias al paciente. Si la persona siente cierto nivel de estrés o ansiedad ante la intervención, puede solicitar la técnica de sedación consciente.

Incisión de la encía y ventana de acceso

A continuación, el dentista realiza una incisión lateral que se prolonga hasta crear una ventana de acceso al interior del seno maxilar. Así, el especialista consigue una amplia visión de la zona sobre la que va a trabajar.

Elevación de la membrana del seno

En el suelo del seno se encuentra la membrana de Schneider, que hay que levantar para que sea posible añadir la sustancia que sustituye el hueso faltante. Este paso debe realizarse de manera especialmente cuidadosa para no dañar ni rasgar la membrana de Schneider. Por ello, es esencial que nos pongamos en manos de un implantólogo experimentado y de confianza.

Relleno de la cavidad con hueso artificial

Para rellenar el suelo de la cavidad sinusal utilizamos un hueso artificial compuesto fundamentalmente de hidroxiapatita de calcio.
Esta sustancia es completamente biocompatible y biodegradable, por lo que no genera problemas de incompatibilidad con el organismo. El material se injerta en el espacio resultante de haber levantado la membrana del seno maxilar y se mezcla con el hueso real del paciente.

Cierre de la encía

Una vez que ha concluido la cirugía oral, el implantólogo cierra la herida producida durante la intervención para que cicatrice.

Colocación de implantes

Como norma general, es necesario que el paciente espere alrededor de 7 meses hasta que la hidroxiapatita se integra por completo con el hueso natural. Una vez se ha producido esta unión de forma efectiva, ya se puede proceder a la colocación de los implantes.

No obstante, en ocasiones es posible insertar el tornillo del implante inmediatamente después de realizar la elevación de seno maxilar. Para ello, es imprescindible que el paciente tenga, como mínimo, 4 milímetros de altura de hueso real.
Dado que un implante requiere de 10 milímetros de altura para que se fije adecuadamente, solo sería necesario ampliar en 6 milímetros el suelo del seno maxilar.

La principal ventaja de realizar la elevación y la colocación del implante en la misma consulta es que el paciente tan solo se somete a una cirugía. Además, el proceso de osteointegración del implante y la unión del hueso artificial se produce simultáneamente.
Dependiendo de la base ósea inicial con la que cuente el paciente, se podrá colocar el implante de forma inmediata o 7 meses después de la elevación de seno maxilar. Por tanto, el cirujano que realice la intervención determinará, en función de la altura ósea, en qué momento podrá colocar los implantes.

Elevación de seno cerrada

Además del protocolo basado en la técnica Cadwell-Luc, existe otro tratamiento denominado elevación de seno cerrada o atraumática.

Aunque es menos frecuente que el descrito anteriormente, también practicamos esta intervención en nuestra consulta. La razón por la que no es habitual su realización es que se necesitan, como mínimo, 5 milímetros de hueso natural. En cambio, la técnica Cadwell-Luc no requiere una altura ósea mínima.

Para llevar a cabo la elevación de seno cerrada o atraumática, se aprovecha la misma abertura en la colocamos los implantes. De esta manera, el dentista emplea un instrumento quirúrgico llamado osteótomo para elevar la membrana de Schneider y se rellena la abertura con hueso artificial. En casi todos los casos de elevación de seno cerrada es posible colocar el implante inmediatamente después de realizar el injerto de hueso.

¿Quieres saber más?

Envíanos un mensaje y nos ponemos en contacto.

Comienza el cambio

Pide tu cita

Conoce al doctor Santiago Mareque Bueno

El Dr. Santiago Mareque Bueno es Doctor Cum Laude por la Universidad de Santiago de Compostela. Actualmente, es profesor colaborador del Máster de periodoncia de la Universidad de Santiago de Compostela, y coordinador de módulo del Curso de Experto de la misma universidad, y Miembro de la Junta directiva del colegio de Odontólogos de la XI Región. Tras finalizar la carrera de Odontología en el año 2002, realizó su especialización en Implantología y Prótesis Bucal en la Universidad Internacional de Cataluña, y posteriormente, la especialidad de Periodoncia e Implantología en la New York University. Es autor de numerosos artículos científicos relacionados con la materia, y ponente habitual en cursos a nivel nacional e internacional.

¿Quieres ponerte en contacto con nosotros?

Solicita una revisión

986178077

Email : info@marequedental.com